Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

958 57 47 67
 Horario de 09:00 h. a 14:00 h.
Usted está aquí: Inicio / Librería / Indización y clasificación en bibliotecas

Indización y clasificación en bibliotecas

La obra es de carácter introductorio, dirigida a estudiantes de Biblio-tecología y a bibliotecarios que asumen las tareas de indización y clasificación en bibliotecas públicas y populares. Si bien estos temas han merecido siempre un especial interés de parte de la comunidad de bibliotecarios dando lugar a numerosas publicaciones, esta obra constituye un valioso aporte en español por su didáctica, por la claridad de su discurso y las directrices en la aplicación de estas herramientas, y bien puede considerarse de interés para todo profesional que se desempeñe en los procesos técnicos de cualquier tipo de biblioteca.

Resumen

La estructura de la obra consta de un prefacio firmado por las autoras y dieciséis capítulos agrupados en cuatro partes. Se incluyen apéndices en los capítulos uno y quince, y listas de referencias bibliográficas al final de cada capítulo.

En la primera parte, Introducción, se definen términos y conceptos que permitirán abordar con precisión los temas tratados en el resto de la obra. El capítulo uno se refiere a la organización del conocimiento, su significación en el ámbito de las bibliotecas, y a las herramientas (sistemas) y a las prácticas (técnicas) utilizadas para su consecución, presenta además como apéndice, la Clasificación de la organización del conocimiento de Dahlberg. El capítulo dos explica en detalle los sistemas de organización del conocimiento y su configuración: un vocabulario compuesto de signos, una estructura de relaciones entre los signos y una sintaxis. El capítulo tres trata de las técnicas de organización del conocimiento y la metodología a seguir para su aplicación, diferencia además las técnicas que toman la lengua natural de las que usan lenguajes artificiales. El capítulo cuatro describe las funciones, formas, características y tipos de catálogos, como elemento primordial de la biblioteca para la organización de la información. En la segunda parte, Indización, se explica la técnica de indización precoordinada, en este caso, la indización con las listas de encabezamientos de materia o de epígrafes. El capítulo cinco explica la estructura de estas listas, se hace referencia a las listas más conocidas en inglés y en español, y los principios básicos para la asignación de estos epígrafes. Se dedican además capítulos especiales a la historia y configuración de la Lista de Encabezamientos de Materia para Bibliotecas, LEMB (capítulo seis), la lista Sears: lista de encabezamientos de materia (capítulo siete) y la lista ARMarc para bibliotecas pequeñas

(capítulo ocho). El capítulo nueve introduce al trabajo del control de autoridades de materia con la exposición de cómo se construyen las listas de autoridades.

En la tercera parte, Clasificación, se aborda tanto la técnica de clasificar como los sistemas de clasificación decimales. El capítulo diez explica los componentes de un sistema de clasificación: el esquema, la notación y el índice alfabético, los tipos de sistemas de clasificación, y la clasificación como técnica, el capítulo once trata de la construcción de la signatura topográfica, el capítulo doce se dedica especialmente al Sistema de Clasificación Decimal de Dewey (SCDD), el capítulo trece a la Clasificación Decimal Universal (CDU)

y el capítulo catorce se refiere a la construcción del índice alfabético como acceso lingüístico a la notación de un catálogo sistemático.

En la cuarta parte, Calidad y ética de la indización y la clasificación,

el asunto es la aptitud y la conducta profesional en la concreción de estas prácticas. El capítulo quince plantea la importancia de cumplir con la normativa e implementar un sistema de gestión de calidad que asegure la consecución de las pautas establecidas y permita aplicar las medidas correctivas necesarias a fin de evitar errores que afecten la recuperación de la información. Se indica la documentación necesaria y las acciones, mediciones y controles a seguir para la correcta concreción de los procedimientos, al final presenta un apéndice a modo de guía de ayuda para el lector. El capítulo dieciséis alude a la ética del bibliotecario, específicamente como protector del derecho a la información de todo individuo, en contra de todo tipo de censura y uso de términos discriminatorios y ofensivos y a favor de la representación de las minorías.

A lo largo de toda la obra las autoras se han preocupado en mostrar como aplicar estas metodologías tanto en bibliotecas automatizadas como en aquellas que aún conservan sus catálogos en fichas, sin desconocer la realidad de muchas bibliotecas que todavía no cuentan con catálogos en línea. Así, explican tanto el asiento de un registro bibliográfico en una ficha como en un registro de computadora, o la construcción de una lista de autoridades de materia en fichas y los registros de autoridad de una base de autoridades en línea, o la elaboración de un índice alfabético en fichas que permite el acceso lingüístico a la notación de un catálogo sistemático en fichas, como la base de los registros de autoridades de notación de un catálogo en línea.

El libro está ilustrado con tablas y figuras, con sus correspondientes epígrafes y numeradas que sirven de ejemplo al texto, las referencias bibliográficas son numerosas y citan autores de habla española e inglesa.

 

Libreria