Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

958 57 47 67
 Horario de 09:00 h. a 14:00 h.
Usted está aquí: Inicio / Blog / Recuperación de la biblioteca nacional de Sarajevo

Recuperación de la biblioteca nacional de Sarajevo

Recuperación de la biblioteca nacional de Sarajevo

Biblioteca Sarajevo / Midhat Poturovic (RFE/RL)

23 de Enero de 2014

Por Joaquina_Ramilo

Inauguración de la nueva la biblioteca nacional de Bosnia-Herzegovina

 

Sarajevo, ciudad hermosa y multicultural, allí donde el horror y la crueldad de la guerra asediaron a sus habitantes durante meses, donde a la aniquilación genocida se unió una estrategia de guerra consistente en la aniquilación de las infraestructuras culturales, educativas y religiosas. La labor de los francotiradores chetniks era, sin lugar a dudas, amedrentar y aniquilar a la población civil de la capital de Bosnia, y causar la máxima destrucción posible en los edificios públicos de la ciudad; asediar y matar de hambre a la población de Sarajevo le pareció al general Ratko Mladic una estrategia necesaria para demostrar su fuerza y obligar a capitular al ejército bosnio. El ataque serbio contra Sarajevo que comenzó en abril de 1992, pretendía conseguir en pocos días el control total de la ciudad, pero, ante la fuerte resistencia encontrada, el ejército serbio decidió emplazar sus piezas de artillería pesada en las colinas colindantes, bombardeando desde allí la ciudad y utilizando además a los francotiradores como método de acoso a los civiles, buscando causar el mayor daño posible.

Foto de Gervasio Sánchez

Entre el 25 y 26 de agosto de 1992, la destrucción de la Biblioteca Nacional de Bosnia-Herzegovina en Sarajevo (fundada en 1537 por el gobernador otomano Gazi Husrev-Beg) a causa de los bombardeos del ejército serbio provocó que se perdieran la mayoría de los fondos que albergaba – se calcula que el 80% de los fondos ardieron- y redujo a cenizas un edificio que representaba la identidad bosnia y era depósito de la mayoría de su tradición cultural escrita –disponía del mayor fondo de manuscritos orientales del sureste de Europa, (en árabe, turco y persa; provenientes de Estambul, La Meca, Medina, El Cairo, Bagdad, etc.)-. Gracias a la labor del director de la biblioteca, Mustafa Hacic, y de grupos de voluntarios, parte del fondo fue rescatado de entre los escombros, salvado del fuego y resguardado en otros lugares.

La buena noticia es que, en contra de los habituales retrasos en estos casos, la construcción de la nueva biblioteca nacional en Sarajevo, cuya finalización estaba prevista para abril de 2014, ya ha llegado a buen término y ha sido inaugurada hace unos días. Gracias a la donación de 8,8 millones de dólares del gobierno de Qatar, se ha construido un edificio moderno que alberga los fondos rescatados y cuenta además con varias salas de lectura, donde se pueden consultar los fondos modernos y las reproducciones digitales del fondo antiguo, y dispone de un moderno laboratorio de restauración de manuscritos.